jueves, 18 de marzo de 2010

Reflexión tras la derrota de Roger Federer en Indian Wells 2010 contra Baghdatis.

Saludos amigos/as.
De los últimos 20 Masters 1000 (antiguos Masters Series), Roger Federer sólo ha ganado 2, en Madrid 2009 y Cincinnati 2009. En el 2008 no consiguió vencer en ninguno de los Masters 1000 que disputó.
Con este dato comienzo mi particular análisis de la derrota de Roger Federer contra Marcos Baghdatis en la tercera ronda del Masters 1000 de Indian Wells 2010, el pasado martes 16 de marzo, en la tarde-noche en la ciudad californiana (EEUU).

El suizo, en esos 20 últimos Masters 1000 que ha disputado, sólo ha llegado a la final en cuatro ocasiones, logrando dos títulos. Cuando digo sólo, y pongo este dato, quizá muchos piensen que hay algunos tenistas que jamás han disputado una final de Masters 1000 y que no se le puede exigir tanto al suizo, es decir, que no tiene como obligación ganar todo lo que juega. Vale, eso es cierto, pero en ese periodo donde ha disputado los últimos 20 Masters 1000, ha jugado 10 torneos de Grand Slam, logrando 4 títulos, 4 finales y una semifinal.

Cualquiera que vea todos los partidos de Roger Federer sabe que el Federer de un Grand Slam no es ni de cerca el Federer de un Masters 1000, y el que lo niegue se está engañando a sí mismo. Roger, en un Grand Slam, apenas deja margen de maniobra al rival, los destroza literalmente aunque en ciertos días tenga que sufrir demasiado para vencer sus partidos, como contra Haas en Roland Garros 2009, o contra Delpo en Roland Garros, contra Andreev en el Abierto de Australia 2010, o simplemente el primer set contra Davydenko en Australia 2010 donde jugó horrible en ese set, por hacer referencia a algunos partidos que se los tuvo que currar en serio.
Pero el resto de partidos de Grand Slam, por ejemplo contra Novak Djokovic o Andy Murray son victoria casi segura para Roger Federer por tres sets a cero, jugando un tenis brillante.
Cómo puede ser que el suizo los humille en cada Grand Slam que juega, desquiciándolos, y luego llega un Masters 1000 y el humillado es el suizo.
No valen excusas de que al mejor de 3 sets Federer es más vulnerable, batible, y que al mejor de 5 sets el suizo es prácticamente invencible. Federer el año pasado dominó a Murray y Djokovic sólo en Cincinnati, mientras que en el resto de Masters 1000, el suizo fue incapaz de hacerles frente.
Con los nombres de Djokovic y Murray quiero hacer ver la diferencia que existe en la mentalidad del suizo dependiendo de si juega en un Grand Slam o en un Masters 1000.

Algunos dirán que Federer no está al 100% tras su infección pulmonar, otros que sus rivales también juegan y que en cualquier partido puede caer el número uno, mientras que otros puede acogerse a que el suizo no estuvo acertado en los momentos claves del partido. Respeto las tres opiniones, pero para mí y para muchos, la cuestión principal está en la cabeza del suizo. Federer sale a la pista en un Grand Slam con la intención de ganar lo más cómodo posible, siendo inteligente con su saque y siendo agresivo en el resto, mientras que en un Masters 1000, Roger apenas inquieta a sus rivales en el resto y deja todo siempre para el final. Por poner un ejemplo, Rafael Nadal siempre empieza restando con la intención de hacer break en el primer juego del partido, y apenas regala puntos porque siempre quiere meter presión a su rival cuando el español está al resto. Federer debería de aprender un poco del español, y tener en la cabeza siempre la idea de presionar en el resto sin regalar puntos y sin llegar al 4-4, 5-5 o tie break donde espera poder sacar todo su tenis para llevarse el set. Unas veces le sale bien, otras mal, y otras simplemente se deja llevar. Hay juegos que el suizo los regala enteramente, sin meter ni un resto dentro, o cometiendo algunas cañas debido a su falta de concentración en la bola, y últimamente tirando dejadas sin mucho sentido o subiendo a la red por subir, a ver qué pasa. Por no hablar de esos restos con segundo saque del rival, en los que se cubre el revés con su derecha y pega un latigazo que siempre se queda en la red, y curiosamente, siempre cuando tiene bola de break a favor.
Contra Baghdatis, el suizo jugó francamente mal las bolas de break a favor, como suele ser normal lamentablemente. Cuando el rival tiene toda la presión para mantener su saque, Roger arriesga siempre más de la cuenta, cambiando su guión. Os voy a hablar de las bolas de break que tuvo Roger contra Baghdatis.
La primera bola de break y de set (primer set) fue un error no forzado de Roger con su derecha cruzada al pasillo.
La segunda bola de break y set la ganó, debido a un error de Baghdatis en la red con una volea aparentemente bastante cómoda.
La tercera bola de break y la primera bola de partido fue una derecha centrada larga.
La cuarta bola de break y la segunda bola de partido fue un revés cortado largo.
La quinta fue un resto de derecha a la red que se jugó sin ningún sentido.
La sexta fue un revés cruzado al pasillo.
La séptima la ganó, debido a un horrible revés paralelo de Baghdatis al pasillo.
Otra bola de partido la tiró a la red con el revés paralelo que no le había funcionado en todo el partido, pues se le ocurrió cerrar el partido con un revés paralelo ganador potente, que se fue a la red lógicamente.
Tuvo, por tanto, ocho bolas de break a su favor (5 de ellas fueron bolas de set [3 de ellas bolas de partido]). Con este dato demuestra que siempre deja la resolución del set para el final. De esas 8 bolas de break a favor, ganó 2, por dos errores de Baghdatis no forzados. En cambio, perdió 6, debido a 6 errores del suizo, 5 de ellos no forzados.
Si alguna bola le hubiera entrado probablemente no habría escrito esta "crítica", pero le ocurre en casi todos los partidos, y es un hecho real que hay que comentarlo al igual que hay que comentar los éxitos del suizo. Por cierto, Baghdatis llevaba un comienzo de año 2010 muy positivo, jugando un gran tenis, y no es un comentario para justificar nada, entraba dentro de lo probable perder contra Marcos, pero no de la forma en la que perdió el suizo. Ayer perdió el chipriota contra Robredo en 3 sets...

Roger no puede seguir así, va por las ruedas de prensa diciendo que su objetivo durante el año es ganar más Grand Slam y seguir como número uno, diciendo que el récord de Agassi de Masters 1000 ganados apenas le interesa, y que espera poder ganar más títulos pequeños. Esa es la mentalidad de Roger, y la dice, cosa que me parece correcta, pero no la comparto. Roger juega los Masters 1000 con la intención de llegar a rondas altas para ganar puntos que le permitan seguir como número uno, y como una forma de prepararse de cara al Grand Slam que viene después. Es más, tras perder contra Baghdatis dijo que tranquilos, que esto acababa de empezar, que no hay que alarmarse. Eso pienso yo cuando juega y alguna vez pierde o juega realmente mal en Basilea, en Tokio, en Estoril, en Dubai, en Abu Dhabi, en Halle, pero en un Masters 1000...

No dudo de que Roger estará enfadado, de que tiene una familia que le puede distraer o llevar otro ritmo de vida diferente por más que quiera seguir centrado en el tenis, pero no hay mucha justificación a su actitud en la pista.
Contra Hanescu tuvo un aviso serio, no le había ganado ningún set en los 4 partidos anteriores, pues pese a jugar un magnífico primer set el suizo, en el segundo jugó a pasar el rato.
Contra Baghdatis jugó a esperar el momento, y si no lo buscas no suele llegar, pero lo tuvo, no una sino varias veces, pero jugó francamente mal como ha dicho en la rueda de prensa. Federer lleva entrenando más de dos horas diarias durante una semana, está recuperado de sus problemas físicos que le impidieron jugar en Dubai, y contra Hanescu se vio el tenis de siempre, brillante por momentos, y muy pobre en otros instantes, demostrando un físico espectacular, cosa que no la digo yo, la decían los comentaristas en la televisión española, los periodistas en sus análisis posteriores, y era evidente que llegaba medio sobrado a todas las bolas. Federer ganó 3 sets en Indian Wells, y perdió 3, y no fue problema de físico ni de confianza tras estar 42 días ausente de competición, sino de que siempre juega con fuego, algunas veces le sale bien (la derecha contra Haas en Roland Garros fue un suicidio en el tercer set con 3-4 y bola de break para Tommy, aunque le entró) y otras veces le sale mal, como contra Baghdatis por poner un ejemplo. Roger, en las bolas importantes, juega más acelerado de los normal, queriendo acabar el punto a lo grande con un ganador a gran velocidad, y muchas veces, como es normal, comete el fallo, y eso no puede ser, te saldrá alguna vez bien, pero ese no es el camino a mi parecer, porque el que se juega el punto a ver si suena la flauta, es el jugador inferior que apenas va a tener otra opción para intentar ganar el punto. Pero tiene tal confianza en sí mismo que a veces le perjudica.

Desde aquí, para todos vosotros y para mí mismo, hay que dar un consejo a los fans de Roger: los torneos Masters 1000 y torneos ATP 500 o 250 no son para Roger, alguna vez ganará porque es el mejor tenista de la historia, pero ilusionarse de que va a ganar todo lo que juega es engañarse a sí mismo, porque ya se sabe lo que quiere el suizo, ganar Grand Slams, que es lo que verdaderamente se recordará de él dentro de 200 años, y el número de semanas como número uno, que a poco que haga batirá el récord de Sampras, pero para eso tiene que hacer algo, no llegar y perder en tercera ronda de un Masters 1000.

Por supuesto que estoy y estaréis orgullosos de todo lo que ha hecho Federer hasta el día de hoy, hace mes y medio ganó su 16º Grand Slam, pero también hay que saber ver los momentos débiles del número uno y analizarlos al igual que se analizan las victorias. Por mí que siga con esa racha de 20 Masters 1000 con 2 títulos sólo, mientras gane más Grand Slam, pero pudiendo ganar partidos con un pelín de esfuerzo, y con menos confianza de la que tiene en sí mismo, creo que el suizo sería más grande de lo que es ya. Hace años era más joven y tenía más hambre, eso es innegable, ganaba 12 títulos por año. Ahora debe de dosificarse, tiene 28 años, con una familia, etc. y apenas gana 4 títulos al año, pero realmente a poco que se esfuerce un pelín más y se concentre plenamente, podrá ganar 8 torneos todos los años, pero eso sólo lo puede controlar el suizo.

Federer sólo gritó un "come on" en todo el partido, creo que con 5-5 y 15-30 en contra en el tercer set, conectó un golpe ganador que le dio el 30-30. En un partido tan disputado y tan ajustado, es raro que el suizo sólo gritase una vez. Y apenas sacó el puño durante el partido...

2 comentarios:

  1. ya hace tiempo que comentamos esto de federer cuando juega torneos inferiores al GS. a mi la verdad que me gustaria que se lo currara un poco más en los Master 1000, no digo que en todos porque no le preocupa demasiado pero solo con que jugara al máximo en 4 Masters 1000 de estos que no afectan al GS porque aún quedan lejos ganaría 2 seguro i estaría mínimo en la final de otro, creo que ganar 4 titulos en un año para un jugador de su talla es muy poco, es verdad que se le recordará por los GS i el número 1, pero se le podría recordar también por los Masters ganados, o quién no se acuerda de Agassi en ese apartado?además del balance victorias/derrotas y su porcentaje, que al menos yo siempre que sale en alguna revista por ejemplo me llama mucho la atención. Otra cosa si lo que le pasa es que no tiene ganas de jugar los Masters que juegue al máximo y en una horita estará fuera ya, con su familia o lo que sea, que para perder 7/6 en el tercero...Pero bueno, es Federer.

    ResponderEliminar
  2. Me da gusto ver que a pesar de que seamos seguidores de Federer, no todos nos cegamos ante la cruda realidad. Estoy 100% de acuerdo con todo lo comentado en esta "critica" ojala y hubiera forma de hacerle llegar a Federer esta inquietud que tenemos varios. Aunque no creo que el no se haya dado cuenta, pero que te lo digan terceras personas, como que ya pega mas. Ni hablar, esperemos que en Miami tenga una mejor actuacion. Con todo y sus detalles malos, son mas los buenos que tiene este guapisimo hombre, asi que...a seguir apoyando al gran Roger.
    Atte. Carmen, desde Tijuana, Mexico.
    Saludos

    ResponderEliminar